lunes, 26 de mayo de 2014

ASTROLOGIA JUNGUIANA


El sol, la Luna y el proceso de individuación

"Desde un punto de vista puramente astronómico, el sol tiene luz, en tanto que la luna se limita a recibirla de él; esto es, el sol da luz a la luna, y para esto hay una base bien natural. El sol, en su forma radiante, emanante, intenta impartir parte de su luz a la luna para que ésta pueda alcanzar la perfección.

El sol en general es una imagen de la Divinidad; (...) el sol es la divinidad espiritual, y (...) ésta en su belleza emana bondad, quizá sin sombra. Es hermoso e imparte su luz a la imperfecta luna. 

Ahora bien, la luna es femenina, es un receptáculo para los muertos, es responsable de todos los fenómenos en que algo crece y decrece en la tierra: del crecimiento de las plantas y de su marchitamiento, de la menstruación de las mujeres, del flujo y reflujo de las mareas, del devenir y el morir, y rige, por consiguiente, al mundo corruptible.(...)

 Es el fenómeno de la vida terrestre en sus paradójicas mareas, en su irracionalidad que todavía parece tener un significado secreto. Para un hombre, la luna representaría un aspecto de la personificación femenina de su inconsciente, en tanto que para la mujer sería la personificación de su base en la vida vegetativa, de su vida instintiva.
(...)

Así la luna tiene toda la ponzoña maligna y la informalidad típicas del anima en su condición original y también de los seres femeninos en general, no sólo de lo femenino en el hombre, porque en lo femenino se da esa astucia gatuna y sospechosa, y esa ética incierta a la que se podría llamar la ambigüedad de la naturaleza. (...)

Aquí está el conflicto entre el principio de la conciencia y la naturaleza, es decir lo inconsciente, lo desconocido. El conflicto entre lo masculino y lo femenino."(1)

En la fase de la luna llena, Sol y Luna se encuentran en oposición. Así la Luna recibe toda la luz del Sol y se llena de él. Podría decirse que es un momento de plena consciencia.

 Por este motivo durante  la  luna llena  es un muy buen momento para hacer consciente lo inconsciente y tomar contacto con nuestra parte más instintiva e irracional.

 Aquella parte que muchas veces relegada, debería ser escuchada y tomada en cuenta. 
Nuestra cultura actual poco toma en cuenta ese lado irracional e instintivo, sin embargo el intinto animal es también aquel portador del "olfato" que nos indica que algo podría estar mal, o que deberíamos tomar otro camino, etc. 
 "El instinto de la verdad, por ejemplo, es algo muy similar al conocimiento telepático. «Telepatía» en griego significa simplemente «sentir desde lejos. (...) 

La verdad instintiva es una manifestación del Sí mismo (...). Es algo que opera en todos los seres humanos, algo que con discreta rapidez el Sí mismo nos susurra al oído y que generalmente somos demasiado lerdos para oír." .(2)

El caso de la luna nueva es otro; ambos se encuentran en conjunción.  El cielo se oscurece, la luna ya no ilumina los cielos, sin embargo la luna y el Sol se encuentran en un abrazo mutuo. 

Simbólicamente, esto alude a que la luna en su eterno ciclo, por un momento parece detenerse. Durante esta fase el Sol puede tanto quemar a la luna, así como la Luna puede quitar energía al Sol, se trata entonces de un delicado equilibrio entre fuerzas polares.  

Desde la Psicología Junguiana esto simboliza la unión de los opuestos, femenino y masculino, consciente e inconsciente.

 La conjunción se produce durante la luna nueva, es decir, en la más oscuras de las noches, o en contacto con lo más profundo de nosotros mismos.

 La luna muere y es precisamente durante esa oscuridad y en ese vacío que el ser no tiene otra alternativa que mirar hacia adentro. En la más profunda desolación nace la nueva personalidad.

(1) (2) "Astrología y Alquimia" Marie .L. Von Franz


Bárbara Levis Stewart




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada