lunes, 26 de mayo de 2014

KARMA Y DHARMA


La palabra sánscrita  karma indica destino o la Ley definida como causa y efecto.

Dharma es quizás  la forma como nosotros administramos ese karma, o también nuestro poder de  situarnos en el centro de nuestro destino.

El karma somos nosotros, es el  resultado de nuestros pensamientos, de nuestros deseos, de nuestras actitudes. A  través del tiempo hemos creado enormes nubes de poderosos  pensamientos  de  deseos y esto ha formado a nuestro alrededor un aura que puede ser negativa que  nos impide coordinar  correctamente el presente.

La forma de neutralizar  el negativismo que hemos acumulado con nuestro bagaje espiritual, es utilizar la  ley del dharma que significa el cumplimiento de todo lo que se relaciona con  nuestro compromiso. Es el poder que tiene el ser humano de elevarse sobre el  destino, creando nuevas situaciones, comprendiendo que su forma de actuar ha  sido edificada sobre suelos del pasado que ya no deben tener poder sobre  él.

Para activar la ley del dharma sobre el karma, es necesaria una
extrema atención sobre los acontecimientos que están sucediendo en el propio  interior y exterior, ya que al estar totalmente atentos, dejamos un vacío entre  el pasado y el presente, tomando entonces total poder el presente que es nuestro  único y auténtico momento real de vida.

"La verdad ha de presentarse de  tal manera, que convenza sin atar y que atraiga aún sin convencer. Esto solo  puede realizarlo el lenguaje del corazón".

Vicente Beltrán Anglada

https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=6536932683233651590#editor/target=post;postID=


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada