sábado, 17 de septiembre de 2011

El Nodo Sur: su talón de Aquiles



El punto potencialmente más débil de todo Horóscopo es el Nodo Sur, ya que representa los pasos que hemos dejado detrás de nosotros. Al margen de los caminos que hayamos seguido, el curso de este Nodo Sur nos deja abiertos al residuo kármico que llega hasta nosotros procedente del pasado. Miramos constantemente hacia el futuro y raramente nos detenemos para examinar los efectos de todo aquello que hemos creado, hasta que tales efectos surgen delante de nosotros, en nuestro camino. A pesar de todo, las huellas que hemos dejado siguen allí, simbolizando los hábitos de vidas enteras, de modo que, para muchos, indican el camino de menor resistencia. De hecho, los aspectos más negativos de un individuo son aquellos que él ha permitido que siguieran fermentando en su alma durante milenios. Él trata de recomponer los fragmentos de su pasado profundamente enraizado, con la esperanza de que configurará los bloques sobre los que podrá basar su futuro. Sucede con demasiada frecuencia que el propio pasado implica al individuo en una clase de curiosa fascinación, hipnotizándole de tal modo que es capaz de regresar a antiguos métodos de comportamiento, con lo que se olvida de la razón para investigar en su pasado, dejando de lado el verdadero propósito de su existencia, en lugar de considerarlo como el medio para alcanzar el fin que deseaba originalmente. El Nodo Sur puede ser como arenas movedizas: seguras mientras únicamente se mire hacia ellas y no se den pasos físicos en esa dirección. Un paso dado en la dirección del Nodo Sur significa, casi con toda la seguridad, sumergirse en recuerdos largamente comprimidos, de los que puede tardar muchos años en liberarse, y aun así contando con la ayuda de mucha otra gente. Resulta interesante observar que la curiosidad del hombre, que es precisamente uno de sus valores más formidables, puede convertirse también en su mayor enemigo, ya que, a medida que los pequeños fogonazos de su Nodo Sur llegan a su mente consciente, su propia curiosidad insaciable le obliga a volverse hacia atrás y retroceder para buscar más cosas. Para quedar a bien con su pasado busca algo más que una simple comprensión intelectual. Al desear experimentarlo intuitivamente, relacionarse emocionalmente con él, tocar y percibir la realidad de su pasado, el hombre lo convierte inadvertidamente en la realidad de su presente. En tal caso y sin saberlo, se ha arrojado de pronto en brazos de otra zona temporal del pasado. En esencia, ha reprogramado su computadora, pero el cambio es tan sutil que él ni siquiera se da cuenta de ello, hasta que las admoniciones de quienes le rodean le permiten darse cuenta que su comportamiento funcional resulta inadecuado para el tipo de vida que él es aquí y ahora. Así pues, el Nodo Sur debe ser utilizado como el banco de memoria de los grados que ya se han vivido, y de los que el individuo tiene que alejarse, extrayendo siempre de su pasado, pero no regresando jamás a él, a menos que haya fuertes Conjunciones planetarias que así lo aconsejen.

http://astrologiapsicologiaholistica.blogspot.com/

1 comentario:

  1. ¡Cordiales saludos!

    Reabrí mi blog:

    http://sofiatudela.blogspot.com/

    ResponderEliminar